7 abr. 2012

The Art of Ruin - Capitulo 4: ¿Es un sueño o un recuerdo?

Se quedaron todo el día sentados en el parque. Hablaron, o al menos ella lo hizo, de los juegos que inventaban cuando pequeños, de su infancia, de lo que hicieron y de lo que harían en el futuro, pero siempre Ray respondía con un si o con no; siempre estaba serio.

No se dieron cuenta cuando la noche cayó y el cielo se cubrió de estrellas.

Rosemary: (levantándose) Bueno, ya me debo ir.
Ray: (mirando el cielo) Cierto, ya es de noche.
Rosemary: Si.

La chica pelirroja se quedo parada frente a la banca. Pareciese que esperaba que Ray hiciera o dijera algo.

Ray: Hey...
Rosemary: (Interrumpiendo a Ray) Claro que quiero que me acompañes a casa.

Sin darse cuenta, Rosemary, lo tomo del brazo y lo levanto.

Rosemary: (Arrastrándolo con una sonrisa en la cara) Vamos, vamos.

La chica pelirroja lo trajo hasta la entrada principal del parque donde ella se aferro a su brazo fuertemente.

Rosemary: ¿No te molesta que caminemos así?
Ray: No

Ambos empezaron a caminar hacia la casa de Rosemary. La casa de Rosemary no quedaba lejos del parque, solamente había que recorrer cinco cuadras para llegar.

Ray recordó a la pareja que vio cuando venia hacia el parque.

Ray: (pensando) Nos encontramos en la misma posición que aquella pareja, pero no se siente la misma sensación en el aire.

Ella iba muy feliz abrazada al brazo de Ray, tenia una sonrisa de mejilla a mejilla. Pareciera que todo iba bien en su corazón. Mientras tanto, el, permanecía serio, no había ningún cambio en su cara, ningún gesto que dejara filtrar algún signo de felicidad, de vergüenza o incomodidad. Su corazón seguía siendo un desolado pantano de emociones muertas.

Ray: (suspirando)
Rosemary: ¿Que pasa?
Ray: Nada
Rosemary: (preocupada) ¿Seguro?
Ray: Si si. Solamente estaba pensando en algo.

Siguieron caminando muy callados y algo impactados y sorprendidos porque toda la gente les miraba. De veces en cuando se escuchaban comentarios como "Que bonita pareja hacen" o "De seguro se aman mucho", comentarios que alegraban mucho a la chica pelirroja, mientras que a Ray les incomodaba, y aunque no lo pareciera estaba un poco nervioso.

Por el camino se toparon con muchas tiendas de ropa y puestos de comida rápida.

Rosemary: Ya falta poco para que lleguemos a mi casa.

No faltaba nada mas que una cuadra para llegar al destino: el brazo de Ray se dormía.

Rosemary: (mirando por la ventana de una pastelería) Quiero comprar un pastelito.
Ray: (revisando sus bolsillos con la única mano libre).
Rosemary: Tranquilo, yo comprare. (soltando el brazo de Ray) Entremos

Ambos entraron a la pastelería. Las paredes eran blancas, las vitrinas eran blancas, todo el lugar era blanco. Al entrar se dieron cuenta que albergaba una gran cantidad de dulces, de todo tipo. Rosemary se acerco al vendedor.

Rosemary: (mirando los pastelitos y dirigiéndose al vendedor) Disculpe. Quiero un pastelito de frutilla y otro de... (girando la mirada a Ray) ¿De que quieres tu pastel?
Ray: No es necesario que me compres nada.
Rosemary: ¿Como que no? Tu elige nada mas.
Ray: Ya te dije, no es necesario.
Rosemary: (tomando la mano de Ray) Ven, no seas tímido. De seguro quieres uno (acercándolo)
Ray: Vale vale (mira la muestra de pastelitos) Quiero uno de tres leches.
Vendedor: Frutilla y tres leches entonces, ¿desean algo mas?
Rosemary: ¿Tiene leche en cajitas?
Vendedor: Si.
Rosemary: Deme dos, por favor.
Vendedor: (toma los pastelitos y los envuelve, luego pasa a buscar las dos cajitas de leche) Aquí tienen.
Rosemary: (dandole el dinero y cogiendo lo comprado) Gracias.

La pareja salio de la pastelería y siguieron su rumbo.

Rosemary: Promete que te comerás el pastelito.
Ray: Si, tranquila, lo haré.
Rosemary: (sonriendo) Gracias.

La chica pelirroja volvió a la posición en que estaba antes; abrazada al brazo de Ray.

No hay comentarios:

Publicar un comentario