22 abr. 2012

Pelirroja

Veo el fuego en su cabeza
como con intensidad flamea;
de lado a lado.
Quedo hipnotizado.
El brillo de sus cabellos
induce en mi, palpito;
mi corazón reacciona,
tras sentir su aroma.
Todo en mi se desploma;
pierdo valentía cuando se asoma,
pero gano ganas para vivir;
todo nace a través de ti.

Aun si no te fijas en mi ahora,
para encontrarme encontrare una forma;
te tendré en mis brazos,
te quedaras a mi lado.
Lo que digo no son tonterías;
haré realidad esta fantasía.
Todo sera hermoso y bello:
para ti sola creare un cielo.
Mas aun que quede claro,
que de ti estoy enamorado;
que quede claro también,
que por ti luchare.

En mis ojos veras la verdad,
a mi corazón abierto de par en par;
que sepas,
que el tuyo también lo estará.
Y juntos caminaremos de la mano,
o quizás lo haremos abrazados.
Veremos en el otro amor
naciendo de aquel fuego interior.
Y, cada vez que nos cruzamos,
nos regalaremos un beso,
y cuando nos vallamos
nos diremos: "Te amo".

17 abr. 2012

The Art of Ruin - Capitulo 7: Eres lo mas cercano al cielo que he estado

Ray yacía tendido en su cama abrazando la almohada fuertemente. ¿Quien sabe que estaba pasando por esa mente inquieta mientras dormía tan tranquilo?

Los primeros rayos de luz atravesaron la única ventana en el cuarto iluminando el pequeño espacio que abarcaba aquella habitación: abrió los ojos.

Ray: (mirando la almohada que aun abrazaba) ¿Que me esta pasando?

El niño aun no sabia que cosas se estaban desencadenando en su mente y corazón, estos seguían atados por aquellos tristes recuerdos de su madre que le atormentaban, pero esta vez estas memorias no tenian tanto poder en el joven. El enamoramiento le estaba salvando.

Ray: (se apega mas a la almohada) No comprendo que me pasa (suelta la almohada y se queda mirando el techo)

Aquel frió corazón iba poco a poco reaccionando y volviendo a palpitar, pero, tomaría tiempo que vuelva a ser el mismo corazón de hace algunos años atrás.

Ray: (gira la vista a la carta sobre la mesa de noche) Aun no he leído la carta que me escribió (se levanta para sentarse, coge la carta y la abre)

"Querido Ray:


Hoy la pase muy bien en el parque junto a ti, realmente me alegro volver a verte. Al comienzo estaba muy nerviosa porque quizás no te ibas a acordar de mi, pero al parecer fue todo lo contrario; te acordaste de nuestra primera conversación, gracias. Lo único malo es que estabas muy nervioso y ni hablabas, para la próxima quiero que hables, ¿ok?.


Hablando de la próxima, quería pedirte un favor muy grande. Este lunes que viene es mi primer día de escuela y quería saber si podías ir a recogerme así aprovechamos de recorrer la ciudad y comer algo, ademas, quiero que tu cara sea la primera que vea al salir del cole. Nada me haría mas feliz que verte después de mi primer día de escuela. Te prometo de que si vas te regalare un abrazo.


Me gustaría seguir escribiendo esta carta y relatarte lo feliz que me siento, pero eso lo haré mañana.


Debo irme, que duermas muy bien hoy.


Atte. Rosemary.


P.D: ¡Se me olvido! Estoy en la Escuela Rzeznik y la hora de salida es a las 12:00 pm.
P.D: Espero que te hayas comido tu pastel, el mio estaba muy rico."

Ray leyó cada palabra con tranquilidad y atención. Esa carta, inconscientemente, se había vuelto su mas precioso tesoro. Giro la mirada hacia el calendario pegado en la puerta y se fijo que era domingo. Mañana debía ir a recoger a Rosemary y se notaba el deseo en sus ojos. El nerviosismo era camuflado por su frialdad, pero las ganas de volver a ver a la chica pelirroja se notaba en sus ojos.

Aquel día no sucedió nada interesante. Pero cuando limpiaba su habitación pudo ver a Rosemary que lo saludaba desde la calle. Aquella sonrisa en su rostro, durante todo el día, no fue borrada de su rostro.

16 abr. 2012

Pocket Monsters: A Mysterious Sunshine 2 - Vs Murkrow

Después de que se fueron las chicas pensé en mis siguientes movimientos; entrenar a Cyndaquil; atrapar un pokemon; ir a ciudad malva y ganar mi primera medalla pokemon. Debía empezar por entrenar a Cyndaquil y aprovechar de atrapar un pokemon. Lo mejor seria ir a la hierba alta y buscar algunos pokemons para entrenar a Cyndaquil.

Gray: (con energía) ¡Vamos a ello!

Corrí hacia la ruta 29 a toda velocidad, pude ver algunos entrenadores intentando capturar pokemons pero no les di importancia, sin embargo, no quería ser molestado así que fui a un lugar mas solitario. Corrí un poco a través de la ruta y llegue al lugar perfecto, lleno de arboles gigantes que cubrían la luz del sol, parecía que era de noche en ese pequeño espacio; vi a un Hoothoot moviéndose cerca de un árbol.

Gray: Bien, el Hoothoot no sera un rival difícil para Cyndaquil (toma la pokeball de su cinturon y la lanza cerca del Hoothoot) ¡Cyndaquil, ve!

Cuando Cyndaquil salio de la pokeball me di cuenta que aun estaba desmayado por la batalla contra el Totodile de Violet; el Hoothoot le quedo mirando.

Gray: (enojado) ¿Como puedo ser tan tonto como para olvidarme recuperar a mi pokemon?. Cyndaquil, regresa (Cyndaquil vuelve a la pokeball)

El Centro Pokemon mas cercano estaba en Ciudad Cerezo y dicha ciudad no estaba lejos, pero debía tener cuidado con los pokemons salvajes que me encuentre en el camino.

Gray: (empieza a correr mirando para todas partes) Debo tener cuidado de no molestar a ningún pok... (choca contra un árbol y cae) Aaahg, mi cabeza

Las hojas del árbol empezaron a agitarse. Lo que iba a salir de ahí no iba a ser nada bueno; una bandada de Murkrow.

Gray: (viendo a la bandada volar sobre el) Esto se va a poner feo.

Los Murkrow volaban en círculos sobre mi cabeza, y mientras lo hacían yo me levantaba muy despacio. Cualquier movimiento en falso podría hacerlos atacar. Una vez de pie empecé a caminar cautelosamente; un Murkrow lanzo un gruñido.

Gray: (mirando al Murkrow acercándose) ¡Diablos! (se agacha)

Estaba seguro que después de ese ataque vendrían muchos, debía salir de ahí rápido así que me levanta y corrí, corrí tanto que me perdí, no sabia donde estaba y espera que los Murkrows tampoco lo supieran.

Gray: (cansado) Debe de haber una salida, ¿pero donde?

Mire hacia todas partes para ver si lograba observar alguna luz que me indicara la salida pero no encontré nada.

Gray: Nunca saldré de aquí (se sienta)

Empece a oír pasos que venían de cerca y me escondí en un árbol cercano en caso de fuera algún Murkrow que me buscaba de pie, pero no, era un Pikachu que paso cerca de mi.

Gray: Un Pikachu (se acerca al Pikachu) Debes de estar perdido al igual que yo.
Entrenador: Pika, ¿donde estas?
Pikachu: (sale corriendo en la dirección que venia)
Entrenador: Aquí estas, ¿encontraste algo?
Pika: Pika pi.
Entrenador: ¿Es por allá? (empieza a caminar hacia Gray)
Pika: (aparece y se pone frente a Gray)
Entrenador: ¿Detrás del árbol? (llena donde Pichu) ¿Tu eras la persona que vimos corriendo, no?
Gray: (exaltado) ¿Sabes como salir de aquí?
Entrenador: Tranquilo.

Estaba muy preocupado y asustado, solamente quería salir de este lugar y sacarme a esos Murkrow de encima.

Entrenador: ¿Molestaste a los Murkrows, cierto?
Gray: Si
Entrenador: Por eso estabas corriendo entonces. ¿No te defendiste con tu pokemon?
Gray: Eso quería hacer pero mi Cyndaquil esta desmayado.
Entrenador: ¿Tuviste alguna pelea recientemente?
Gray: No directamente. Tome al Cyndaquil en ese estado.
Entrenador: Que raro, pero bueno (se sienta y se saca la mochila) Saca a tu Cyndaquil.
Gray: O-ok. (toma la pokeball y saca a Cyndaquil)
Entrenador: (saca tres super pociones de la mochila y usa una en Cyndaquil) Con esto tu Cyndaquil debería mejorarse rapidamente.

A los pocos segundos Cyndaquil empezó a reaccionar y se levanto.

Cyndaquil: ¡Cyndaquil!
Entrenador: Ahora estará mejor. (extiende las otras dos super pociones) Ten, serán muy útiles.
Gray: (las toma) Muchas gracias.
Entrenador: (se coloca la mochila y se levanta) Si queremos salir de aquí primeros debemos derrotar a esos Murkrows.
Gray: S-si (se levanta)
Entrenador: (saca la pokedex de su bolsillo) Usa esto para ver las técnicas de tu pokemon.
Gray: No es necesario (saca su pokedex) Ya tengo una.
Entrenador: Usala entonces.

Pika subió al hombro de su entrenador y el empezó a caminar hacia la dirección en que perdí a los Murkrow, le seguí de cerca y Cyndaquil me seguía a mi. No nos tomo mucho tiempo encontrarlos; los Murkrow nos vieron y atacaron.

Entrenador: Pika, Trueno
Pika: (salta y lanza el ataque) ¡Pikachu!

Vi a los Murkrow caer por Pika, ese pokemon era bastante fuerte, solamente basto un ataque para derrotar a todos esos Murkrows; uno Murkrow quedo intacto.

Entrenador: Aquel Murkrow te serviría para entrenar a Cyndaquil.
Gray: Si, tienes razón. (mira a Cyndaquil) ¿Estas preparado?
Cyndaquil: (asiente con la cabeza) ¡Cyndaquil!

El Murkrow empezó a elevarse por los aires, iba a ser difícil pelear contra un pokemon volador, pero podía hacerlo.

Gray: Cyndaquil, ¡ascuas!

Cyndaquil uso ascuas en el Murkrow que volaba y este evadió el ataque; el Murkrow aprovecho la oportunidad para usar picotazo y el ataque afecto a Cyndaquil; mi pokemon cayó.

Gray: (mirando a Cyndaquil) ¡Cyndaquil, levantate, tu puedes hacerlo!

No quería presionar mucho a Cyndaquil, pero debía animarlo a seguir peleando, no podíamos perder esta batalla. Sigue animándolo hasta que se levanto, pero el Murkrow ya había preparado su ataque, nuevamente uso picotazo.

Gray: ¡Esquivalo!

Antes de terminar el ataque, Murkrow, tomo a Cyndaquil del lomo y lo elevo por los cielos

Entrenador: ¿Tu Cyndaquil puede encender su lomo?
Gray: Creo que no, aun es bastante joven.
Entrenador: Pídele que lo intente.
Gray: (mirando hacia arriba) ¡Cyndaquil, enciende tu lomo!

Cyndaquil comenzo a patalear en el aire, y el Murkrow empezó a desestabilizarse. El lomo de Cyndaquil empezó a brillar y se incendio; ambos cayeron.

Gray: (veía como caían) ¡Cyndaquil! ¡Acércate y usa ascuas!

Murkrow fue impactado por la bola de fuego y cayó fuertemente en el suelo.

Gray: (corre debajo de Cyndaquil y lo agarra) Muy bien hecho (le acaricia la cabeza)
Entrenador: ¡No bajes la guardia!

Murkrow se levanto y sus ojos empezaron a brillar, Cyndaquil salto de mis brazos y tacleó por si solo; fue increíble. Murkrow se desmayo.

Entrenador: Intenta atraparlo.
Gray: (toma una pokeball vacía) ¡Pokeball, ve! (le lanza la pokeball a Murkrow)

La pokeball reboto contra Murkrow y un rayo lo introdujo dentro de esta, la pokeball se tambaleaba; su centro se puso rojo.

Gray: Lo.. atrape... ¡Atrape mi primer pokemon! ¿Viste eso? (gira a ver al entrenador) No esta... ¿donde esta?

Nunca me fije a donde se fue el entrenador, desapareció como si nada. No pude agradecerle su ayuda. Sin embargo, aun cuando no estaba me dejo señales indicándome la salida. Esperaba volverlo a ver para retarle a una batalla, de seguro era muy fuerte; salí de ese oscuro lugar.

-Fin Capitulo 2-

Datos de Entrenador:


11 abr. 2012

Pocket Monsters: A Mystery Sunshine 1 - ¡Cyndaquil, yo te elijo!

Veía como un rayo de luz se levantaba desde el horizonte, era el sol que nacía y marcaba un nuevo inicio. Aquel destello desprendía calidez y energía; me sentía lleno de vida, o así me senti hasta que desperté.

Era martes, eran las 10:00 am y estaba soleado. Me deshice de las sabanas que me cubrían, me levante y me senté en la cama. Este día comenzaría mi aventura en la región Johto, pero antes debía dirigirme a Pueblo Primavera para buscar mi primer pokemon donde el Profesor Elm.

Gray: (bostezando y acostándose en la cama) Hoy es el día.

Estaba nervioso, tan nervioso que quería pos ponerlo para mañana. Pero no, no podía hacer eso.

Gray: (se levanta de golpe quedando sentado) ¡Ah! (con las manos en la cabeza) ¡ Concéntrate! Hoy es mi gran día. Nada saldrá mal. ¡NADA!

Me levante de la cama muy decidido y busque mi ropa. Me vestí rápido y fui a la cocina a buscar mi comida para el viaje. Para mi sorpresa, ayer en la noche, se me olvido por completo prepararla.

Gray: (revisando el refrigerador) Ni siquiera sobras. Tal vez hay algo en la alacena. (cierra la puerta del refrigerador; se dirige a la alacena y la abre) Increíble. ¿Como es que no hay nada? (recordando) Cierto que ayer estaba tan nervioso que me comí todo lo que tenia. Que tonto soy. (cierra la alacena) Pero debe quedar algo.

Revise toda la habitación buscando algo para merendar pero no encontré nada. No encontré ni siquiera un paquete viejo de galletas molidas; nada de nada. Decidí no seguir perdiendo el tiempo y fui a buscar mi mochila para irme.

Gray: (tomando la mochila) Tendré que improvisar en el camino.

Salí de mi habitación muy decidido. Salí tan decidido que se me olvido cerrar la puerta; volví a cerrarla.

Baje por las escaleras del hotel para aprovechar hacer un poco de ejercicio, y también porque no era necesario usar el ascensor, mi habitación estaba en el primer piso del hotel así que solo baje unos pocos escalones. Si, soy un flojo. Una vez abajo fui a hablar con el recepcionista.

Gray: Will, ¿Que tal?
Will: Hola, Sr. Gray.
Gray: ¿Hay algo para mi el día de hoy?
Will: Ah, si. (se agacha a recoger algo) Llego este peluche, es de su madre.
Gray: ¿Un peluche de Cubone? (toma el peluche) Lo guardare, estoy seguro que me traerá suerte.
Will: Tengo entendido que el día de hoy se va del hotel.
Gray: Si. Hoy empieza mi viaje.
Will: Supongo que ira a Ciudad Primavera (saca un papel de su bolsillo) Tome este boleto, es de la tienda de bicis que esta aquí cerca. Pásasela al vendedor y te dará un bici gratis.
Gray: ¿En serio? (toma el boleto) Muchas gracias, Will. Te debo una.
Will: No se preocupe.
Gray: (guarda el peluche en su mochila y el boleto en su bolsillo) Bueno, yo me voy.
Will: Que le valla bien.
Gray: Gracias (se despide de Will y sale del hotel)

Ese día estaba hospedandome en Ciudad Trigal, la ciudad capital de Johto; tenia un largo camino que recorrer. Ciudad Trigal es enorme, y no exagero cuando les digo que esta ciudad es enorme; in-men-sa.

Me apresure a la tienda de bicis.

Gray: (entra a la tienda) Hola.
Vendedor: Hola muchacho.
Gray: (saca el boleto) ¿Este boleto aun sirve?
Vendedor: (toma el boleto) Claro que si. Elige una bici.
Gray: ¿Cualquiera? (apunta la bici detrás del vendedor) ¿Inclusive esa de ahí que cuesta $1.000.000?
Vendedor: Esa te la regalo si me regalas $1.000.000
Gray: (pensando) Ja... ja... ja... (mirando la bicis) Quiero esa blanca.
Vendedor: Es tuya.
Gray: No parece muy animado.
Vendedor: Nunca viene nadie por acá. y ahora que viene una persona es por un bici gratis. No se gana dinero así. Debería volver a ciudad celeste, ahí es mi hogar, ahí esta mi familia.
Gray: (afuera de la tienda)
Vendedor: (triste) No me escucho.

Ya tenia mi bici, ahora podía llegar a Ciudad Primavera muy rápido. Saque el mapa para guiarme. Debía subir al Parque Nacional, girar a la derecha por la ruta 36 y seguir hacia Ciudad Malva, bajar a Ciudad Cerezo, y finalmente girar a la derecho de nuevo y llegaría de Ciudad Primavera; eso hice.

En el trayecto vi muchos entrenadores peleando entre ellos y también vi pokemons de todo tipo. Inclusive, creo que vi un pequeño pokemon rosado que volaba entre los arboles que me llamo mucho la atención, nunca vi un pokemon como ese. Aun no se que vi.

Una vez realizado todo el viaje hasta Ciudad Primavera seguí hasta el laboratorio del Profesor Elm y entre. Logre ver al Profesor Elm hablando tranquilamente con dos chicas.

Ivory: (gritando) ¡No se vale! ¡Ese pokemon es mio!
Profesor Elm: Tranquila, tranquila.
Violet: (enseñando una pokeball) Totodile es mio.
Evory: ¡Yo queria a Totodile!
Violet: Si me vences en una batalla pokemon te lo quedas.
Evory: (toma una pokeball de la mesa) Entonces tengamos una batalla.
Profesor Elm: (preocupado) Esperen...

Ambas chicas se alejaron y llamaron a sus pokemon.

Evory: (mirando su pokemon) Cyndaquil es débil contra agua, pero podre ganarte de todas formas.
Violet: (sonriendo) Ese Cyndaquil sigue siendo un bebe, ni siquiera ha prendido las llamas de su espalda.
Evory: ¡Te ganare!
Violet: Terminare esto rápido. Totodile usa Chorro de Agua.

Totodile lanzo un grito y ejecuto la acción. El Cyndaquil quedo K.O. automáticamente y volvió a su pokeball.

Evory: (a la pokeball) ¡Ah! No sirves para nada (lanza la pokeball al suelo)

Estoy seguro que fue el destino porque aquella pokeball cayo a mis pies. Recogí la pokeball del suelo.

Gray: ¡Profesor!

Los tres miraron a mi dirección.

Gray: Me quedare con Cyndaquil si no le importa.
Profesor Elm: Claro, como no...
Evory: (gritando a Gray) ¿¡Que!?
Gray: (acercandome) ¿ Después de lanzar la pokeball de Cyndaquil me vas a decir que lo quieres?
Evory: ... (mira la pokeball restante) Yo me quedare con esta.
Profesor Elm: Que bueno que ya termino la pelea (se dirige a la mesa) Aquí están sus pokedex y sus pokeballs.
Evory: ¿Para que sirve el Pokedex?
Profesor Elm: Para registrar a los pokemons que atrapen; también podrán saber las habilidades de sus pokemons e inclusive detener su evolución.
Evory: Wow
Profesor Elm: (toma las pokedex y las pokeballs, y las reparte entre los tres) Si pueden vengan de vez en cuando a verme para revisar sus pokedex. Y también necesito sus números y nombres, tal vez tenga algo que les pueda servir.

Intercambiamos números con el profesor, nos despedimos de el y salimos del laboratorio.

Violet: Creo que deberíamos intercambiar números entre nosotros.
Evory: ¿Y para que quisiera yo tu numero?
Violet: No te estoy obligando, niña malcriada. (a Gray) ¿Tu que piensas?
Gray: Intercambiemos, tal vez, mas adelante, podremos tener una batalla. Este Cyndaquil se volverá muy fuerte.
Violet: No lo dudo.
Evory: Bueno bueno. Les daré mi numero.
Violet: Ves, sabia que nos lo darías.

Intercambiamos números entre nosotros.

Violet: Bueno, yo voy a Ciudad Malva a ganar mi primera medalla.
Gray: Suerte.
Evory: Yo iré a mi casa a preparar mis cosas. (se dirige a su casa) Adiós.
Violet: Adiós, malcriada.
Evory: ¡Cállate! (sigue a su casa)
Violet: Nos veremos en otro momento. Chao. (se despide de Gray)
Gray: (se despide) Chao.

Ya tenia a mi pokemon, tenia la pokedex y 5 pokeballs. Ahí comenzaba todo.

-Fin Capitulo 1-

Datos de entrenador:



10 abr. 2012

The Art of Ruin - Capitulo 6: Floreciendo en un árbol

Ray se recostó en la cama y siguió pensando en Rosemary; no podía parar.

Ray: (susurrando) ¿Que me esta pasando?

Se escucho la puerta abrirse y los pasos de su padre; la puerta se cerro. Esta vez el sonido no lo distrajo, seguía profundamente perdido en sus pensamientos.

Brent: (tocando la puerta) Ya llegue, Ray.
Ray: (mirando el techo) Ok, papá.
Brent: La cena estará lista en un rato.
Ray: Ok

El papa de Ray se fue a la cocina y Ray siguió acostado mientras intentaba acomodar todas las sensaciones que afloraban de su reanimado corazón. Aun no podía entender que pasaba, no comprendía por que sentía todas esas cosas. El amor era algo nuevo en su corazón; se sentó en la cama.

Ray: (apretando su pecho) Algo me quieres decir, ¿pero que?. ¿Que información puede ser tan importante?.

Se escucho a alguien tocar la puerta de la casa.

Brent: (abriendo la puerta) Rosemary, eres tu.

En cuanto sus oídos capturan aquellas palabras su corazón empezó a acelerar sus latidos con gran velocidad.

Rosemary: Hola Sr. Crahan. ¿Esta Ray?
Brent: Si. Pasa.
Rosemary: Gracias por la invitación pero no puedo. Estoy un poco apurada. ¿Podría darle esto? (le pasa la cajita de leche)
Brent: (la recibe) Claro.
Rosemary: ¿Podría darle esto también? (le da una carta)
Brent: (recibe la carta) Ok ¿Alguna otra cosa?
Rosemary: (sonriendo) No, eso solamente. Muchas gracias. (se va)
Brent: De nada. (cierra la puerta)

El corazón de Ray era un verdadero caos. Quería que ella subiera hasta su habitación para verla, pero no quería verla porque estaba demasiado nervioso como para recibirla. Sus razonamientos no se acomodaban.

Brent comenzó a subir las escaleras hasta la pieza de Ray.

Brent: (toca la puerta) ¿Puedo pasar?
Ray: (tragando saliva) Si
Brent: (abre la puerta y se aproxima a Ray) Vino Rosemary y trajo esto (extiende la leche y la carta)
Ray: (mira los objetos detenidamente y los toma) Gracias.
Brent: ¿Fuiste al parque con esa chica, no?
Ray: (mirando la leche) Si
Brent: ¿Y?
Ray: ¿Y que?
Brent: ¿Te gusta?
Ray: (mirando la carta) No
Brent: Recosto la mirada de un hombre enamorado cuando la veo.
Ray: Ya te dije, no me gusta.
Brent: Tal vez aun no te das cuenta. (se siento al lado de Ray) Me paso igual que con tu madre, me tomo 3 meses darme cuenta de lo que realmente sentía por ella.
Ray: ¿Aun amas a mama?
Brent: (mirando el suelo) Si, aun la amo.

Hablar de este tema era un poco incomodo, puesta que Selena, la madre de Ray, murió hace 8 años en un trágico accidente, este suceso tan grave desencadeno la depresión de Ray, y la perdida de fe en la vida de su padre. Selena, era una mujer hermosa, llena de vida y siempre sonreía. Fue una madre excepcional y una esposa sin igual. La vida de ambos fue destruida tras su ida.

Brent: Por cierto, la cena ya esta lista.
Ray: Bajo enseguida.
Brent: (se levanta y se va de la habitación)

Por lo general cuando Ray escuchaba algo relacionado con su madre se desmoronaba, pero esta vez no fue así. No se sentía triste, ni melancólico; Rosemary estaba en su mente.

Luego de la cena Ray volvió a su habitación e intento dormir; acerco la almohada a su brazo para recordar a Rosemary.

8 abr. 2012

Pocket Monster: A Mysterious Sunshine - Prólogo

El mundo esta lleno de historias y leyendas, algunas son verdaderas, otras no son nada mas que una mentira que va creciendo mas y mas con el pasar de los tiempo. Sin embargo, sea cual sea el caso, para crear una leyenda primero se necesita un universo fantástico e increíble; segundo, se necesita a la leyenda, y tercero, se necesitan amigos que ayuden a la leyenda a crecer.

El universo fantástico e increíble son la región Johto y Kanto. Estas regiones están llenas de aventuras, y cada paso es una nueva lección; comprenden todo tipo de ambientes hermosos y peligrosos, y hay un sin fin de personas dispuestas a ayudarte o hacerte caer.

La leyenda es Gray. Un chico de 18 años, tranquilo, curioso y amante de los pokemons. Gray no posee una meta fija, el solamente quiere vivir una aventura y conocer cosas que nunca antes ha visto, pero el no sabe lo que el destino le deparara.

Los amigos son los pokemons que Gray elegirá para su equipo. Estas pequeñas y poderosas criaturas le ayudaran a aprender y a crecer como entrenador y persona.

Estos tres requerimientos crearon la historia que esta a punto de contarse, y no es coincidencia el que se hayan unido nuevamente para agregar una historia mas a la gran lista de historias existentes. Puesto que el mundo necesita leyendas y la gente necesita contar las historias de estas leyendas para que la imaginación pueda fluir como debe.

Aquí comienza la aventura de nuestra leyenda. Aquí empieza a levantarse esta misteriosa luz del sol.

7 abr. 2012

The Art of Ruin - Capitulo 5: Dios sabe que lo he intentado

Rosemary: Bueno, aquí esta mi casa. Gracias por acompañarme.

La chica pelirroja camino hacia la puerta para abrirla y Ray se quedo parado frente a la enorme casa de Rosemary; tenia tres pisos y estaba pintada de color amarillo.

Rosemary: (se voltea) Te invitaría a pasar para que comamos los pastelistas juntos pero mis padres llegaran dentro de poco. (sonrojada) Seria muy vergonzoso que vean que estamos solos en la casa.

Ray se quedo mirando a Rosemary. Le ocurría algo extraño, era como si en los 20 minutos que estuvieron caminando, el, se acostumbro a su presencia, a su olor, a su figura.

Rosemary: De nuevo, muchas gracias por acompañarme.

Ray seguía quieto, pareciese que aun su cerebro intentaba asimilar que ocurrió; su brazo estaba medio dormido.

Ray: No hay problema.
Rosemary: (camina hacia Ray y le pasa el pastel de tres leches) Toma esto como un obsequio a tu caballerosidad (besa la mejilla de Ray)

Cuando las labios de Rosemary tocaron la piel de Ray se pudo escuchar levemente como el corazón palpito con suavidad y ternura.

Rosemary: (se dirige a la puerta y la abre un poco) Espero que nos veamos de nuevo, Ray. (entra y cierra la puerta)

El sonido de la puerta cerrarse volvió a Ray a la normalidad. Recupero el sentido del tiempo y de lo que ocurría a su alrededor; sentía como su brazo empezaba a despertar y como la ligera humedad de una pequeña parte de su mejilla se enfriaba con el viento.

Ray empezó a caminar a su casa.

Ray: (mirando su brazo y pensando) ¿Por que siento como si aun me estuviera abrazando?

Mientras mas caminaba mas se perdía en sus pensamientos.

Ray: (tocando su mejilla y pensando) ¿Por que aun siento sus labios?

Así continuo todo el camino a su casa, cuestionándose y preguntándose cada cosa.

Ray: (tocando su pecho y pensando) ¿Por que vuelvo a sentir como te mueves?

Finalmente llego a su casa, abrió la puerta y entro; se dirigió directamente a su habitación.

Brent: (tocando la puerta de la habitación de Ray) ¿Ray? ¿Eres tu?
Ray: Si papa. Soy yo.
Brent: ¿Como te fue con el Doctor?
Ray: Bien. Me dijo que debía empezar a hacer mas cosas.
Brent: Ah, muy bien. Oye, ¿por que llegaste tan tarde?
Ray: Le hice caso al Doctor y fui a dar una vuelta por el parque.
Brent: Que bueno. Ray, ahora iré a comprar algo para la cena, ¿quieres algo en especial?
Ray: No, nada. No te preocupes.
Brent: Ok. Ahora voy. Vuelvo en un rato, hijo. (se va)

El papa de Ray es un hombre ocupado pero siempre que tiene tiempo libre pasa tiempo con su hijo, o al menos eso hacia cuando Ray era un niño. Brent también quedo muy afectado por el incidente ocurrido hace 8 años atrás, sin embargo no puede permitirse caer por el bien de su hijo.

Desde la habitación de Ray se escucho la puerta cerrarse; ahora estaba solo, el y sus pensamientos. No podía evitar pensar en Rosemary, en sus ojos, en su rostro, en sus manos, en su ropa o en su pelo. Estaba cegado por la figura de la chica que se dibujaba constantemente en su cabeza cada vez que cerraba los ojos. No podía sacársela de la cabeza. Se gatillo algo en su corazón y mente; ya no se sentía solo ni deprimido.

Un pedazo de hielo que cubría el corazón de Ray se rompió y cayo dejando al descubierto un claro latido de amor.

The Art of Ruin - Capitulo 4: ¿Es un sueño o un recuerdo?

Se quedaron todo el día sentados en el parque. Hablaron, o al menos ella lo hizo, de los juegos que inventaban cuando pequeños, de su infancia, de lo que hicieron y de lo que harían en el futuro, pero siempre Ray respondía con un si o con no; siempre estaba serio.

No se dieron cuenta cuando la noche cayó y el cielo se cubrió de estrellas.

Rosemary: (levantándose) Bueno, ya me debo ir.
Ray: (mirando el cielo) Cierto, ya es de noche.
Rosemary: Si.

La chica pelirroja se quedo parada frente a la banca. Pareciese que esperaba que Ray hiciera o dijera algo.

Ray: Hey...
Rosemary: (Interrumpiendo a Ray) Claro que quiero que me acompañes a casa.

Sin darse cuenta, Rosemary, lo tomo del brazo y lo levanto.

Rosemary: (Arrastrándolo con una sonrisa en la cara) Vamos, vamos.

La chica pelirroja lo trajo hasta la entrada principal del parque donde ella se aferro a su brazo fuertemente.

Rosemary: ¿No te molesta que caminemos así?
Ray: No

Ambos empezaron a caminar hacia la casa de Rosemary. La casa de Rosemary no quedaba lejos del parque, solamente había que recorrer cinco cuadras para llegar.

Ray recordó a la pareja que vio cuando venia hacia el parque.

Ray: (pensando) Nos encontramos en la misma posición que aquella pareja, pero no se siente la misma sensación en el aire.

Ella iba muy feliz abrazada al brazo de Ray, tenia una sonrisa de mejilla a mejilla. Pareciera que todo iba bien en su corazón. Mientras tanto, el, permanecía serio, no había ningún cambio en su cara, ningún gesto que dejara filtrar algún signo de felicidad, de vergüenza o incomodidad. Su corazón seguía siendo un desolado pantano de emociones muertas.

Ray: (suspirando)
Rosemary: ¿Que pasa?
Ray: Nada
Rosemary: (preocupada) ¿Seguro?
Ray: Si si. Solamente estaba pensando en algo.

Siguieron caminando muy callados y algo impactados y sorprendidos porque toda la gente les miraba. De veces en cuando se escuchaban comentarios como "Que bonita pareja hacen" o "De seguro se aman mucho", comentarios que alegraban mucho a la chica pelirroja, mientras que a Ray les incomodaba, y aunque no lo pareciera estaba un poco nervioso.

Por el camino se toparon con muchas tiendas de ropa y puestos de comida rápida.

Rosemary: Ya falta poco para que lleguemos a mi casa.

No faltaba nada mas que una cuadra para llegar al destino: el brazo de Ray se dormía.

Rosemary: (mirando por la ventana de una pastelería) Quiero comprar un pastelito.
Ray: (revisando sus bolsillos con la única mano libre).
Rosemary: Tranquilo, yo comprare. (soltando el brazo de Ray) Entremos

Ambos entraron a la pastelería. Las paredes eran blancas, las vitrinas eran blancas, todo el lugar era blanco. Al entrar se dieron cuenta que albergaba una gran cantidad de dulces, de todo tipo. Rosemary se acerco al vendedor.

Rosemary: (mirando los pastelitos y dirigiéndose al vendedor) Disculpe. Quiero un pastelito de frutilla y otro de... (girando la mirada a Ray) ¿De que quieres tu pastel?
Ray: No es necesario que me compres nada.
Rosemary: ¿Como que no? Tu elige nada mas.
Ray: Ya te dije, no es necesario.
Rosemary: (tomando la mano de Ray) Ven, no seas tímido. De seguro quieres uno (acercándolo)
Ray: Vale vale (mira la muestra de pastelitos) Quiero uno de tres leches.
Vendedor: Frutilla y tres leches entonces, ¿desean algo mas?
Rosemary: ¿Tiene leche en cajitas?
Vendedor: Si.
Rosemary: Deme dos, por favor.
Vendedor: (toma los pastelitos y los envuelve, luego pasa a buscar las dos cajitas de leche) Aquí tienen.
Rosemary: (dandole el dinero y cogiendo lo comprado) Gracias.

La pareja salio de la pastelería y siguieron su rumbo.

Rosemary: Promete que te comerás el pastelito.
Ray: Si, tranquila, lo haré.
Rosemary: (sonriendo) Gracias.

La chica pelirroja volvió a la posición en que estaba antes; abrazada al brazo de Ray.