22 mar. 2012

III


Dije adiós a ti,
pero nunca te lo dije.

Me aleje,
poco a poco me separe.

Bajo 14 lunas y 14 soles,
nunca encontré salvación.

Mientras tanto,
moría un corazón marchitado.

Solo necesite una simples palabras,
una gran mentira disfrazada.

Sentí como su corazón se rompía,
y su ira crecía.

Casi pude ver una lágrima molestando su mejilla;
mi alma se partía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario